Ver fotografía
Creditos
Textos: Berna Wang
Fotografías: Francisco Javier Garín Voxel Infográfica
Diseño: Joaquín Bernal Baara Estudio

Creative Commons © 2003 y años sucesivos, Berna Wang, bajo una licencia Creative Commons, excepto los textos citados, que son propiedad de sus respectivos autores.

Creado y administrado con Bitako 1.0





Archivo
Por meses Ver
Buscador Buscar
jueves 1 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

¿A dónde irán las palabras
escritas en los papeles que quemo
en la estufa de leña?




viernes 2 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Los días buenos
(que, con todo, son los más)
disfruto de
exactamente lo que tengo.

Y los días malos
(que, aun así, llegan también)
deseo más de
exactamente lo que tengo.

Es entonces cuando el mero roce
de la ropa al respirar
reabre todas las cicatrices.

«Te reconoceré cuando llegues»,
escribí una vez, sin saber
que habría distancias que,
en esos días malos,
son insalvables
(y también en los días buenos).




sábado 3 de marzo de 2007 • 00:00 Enlace permanente
Invitado: Antonio Colinas

CANTO XXXV

Me he sentado en el centro del bosque a respirar.
He respirado al lado del mar fuego de luz.
Lento respira el mundo en mi respiración.
En la noche respiro la noche de la noche.
Respira el labio en labio el aire enamorado.
Boca puesta en la boca cerrada de secretos,
respiro con la savia de los troncos talados,
y como roca voy respirando el silencio,
y como las raíces negras respiro azul
arriba en los ramajes de verdor rumoroso.
Me he sentado a sentir cómo pasa en el cauce
sombrío de mis venas toda la luz del mundo.
Y yo era un gran sol de luz que respiraba.
Pulmón el firmamento contenido en mi pecho
que inspirando la luz va espirando la sombra,
que nos anuncia el día y desprende la noche,
que inspirando la vida va espirando la muerte.
Inspirar, espirar, respirar: la fusión
de contrarios, el círculo de perfecta consciencia.
Ebriedad de sentirse invadido por algo
sin color ni sustancia y verse derrotado
en un mundo visible por esencia invisible.
Me he sentado en el centro del bosque a respirar.
Me he sentado en el centro del mundo a respirar.
Dormía sin soñar, mas soñaba profundo
y, al despertar, mis labios musitaban despacio
en la luz del aroma: Aquel que lo conoce
se ha callado y quien habla ya no lo ha conocido.

(Antonio Colinas, Noche más allá de la noche)




lunes 5 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Me he sentado al sol por la mañana
para que secara mis lágrimas.
Al atardecer, a la espalda,
me empujaba de regreso
a casa.




martes 6 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente
Guardar silencio

Lo guardo con tanto empeño
que he olvidado dónde.
(Si, además, permaneciera quieta,
las arañas tejerían sus telas sobre mi boca.)




miércoles 7 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente
La última palabra

He renunciado, por fin, a decirla.
Se suele recordar la primera
(como el primer beso,
la primera noche sola,
tal vez el primer poema)
pero no puedo saber cuál es la última.

Entonces, para qué decir.




jueves 8 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Los almendros florecidos
y el zumbido de las abejas a su alrededor.
Ya asoman algunas hojas verdes, tan tiernas.




viernes 9 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Apenas hay que encender el fuego a la tarde.
Entre los troncos de leña,
pétalos blancos.




lunes 12 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Todas esas mariposas blancas saliendo a nuestro paso
desde el margen de la carretera.
Diminutas y livianas
como un suspiro.




martes 13 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente
Silencio

A esa hora en que ya no es de día
y aún no es de noche
la luna llena nos enmudece.




miércoles 14 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Cuando era niña hacía silbatos con huesos de melocotón
frotándolos en el muro de granito de la escuela.
Aún me acuerdo del color anaranjado de las rayas
sobre la pared gris de (también lo recuerdo)
cuarzo, feldespato y mica.




jueves 15 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente
Naranjas tardías

Las pelo sin cuchillo
–la piel servirá, una vez seca sobre la estufa
de leña, para encender el fuego–
y las como despacio.
Dejo para el final el corazón,
lo más dulce.




viernes 16 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente


Donde vivo, que los perros le ladren a la luna llena no es una frase, sino un hecho.




lunes 19 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Dijiste: seguiremos juntos hasta que uno de los dos se canse.
Y añadiste: ojalá seas tú.
Y yo te dije: ojalá seas tú.




martes 20 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Entre la ropa limpia
y los útiles de escribir
puse en la maleta un puñado de textos.
Como semillas dulces
para irte enviando hasta que vuelva a casa.




miércoles 21 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Me detengo en el jardín para distinguir
entre la algarabía de los pájaros,
el familiar canto del mirlo.




jueves 22 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

A veces pienso que me gustaría tener el pelo rubio y rizado
(o tal vez lleno de canas),
las caderas más anchas
o una nariz más recta.
Ir vestida de un modo más acorde
(eso dicen)
con mi edad y condición;
que me gustaran las cosas que le gustan a todo el mundo
(y tal vez también las personas)
y, sobre todo,
llevar una vida distinta,
sin sobresaltos.

Es cuando llego ahí (“una vida distinta”)
cuando me río
de las tonterías que pienso a veces.




viernes 23 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Cambia la vida en un segundo. Está ahí
y ya no está.
Igual que en un sueño cuando no sabemos
que estamos soñando.




lunes 26 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

¿Cómo es posible que esté nevando
y que brille el sol al mismo tiempo?
¡Lo es!




martes 27 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Parece increíble,
pero he conocido a un hada.
Estoy segura, porque me dijo:
“tienes un corazón y es real”
y sus palabras fueron como un dardo
que me alcanzó en el centro
del corazón.




miércoles 28 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Qué asombroso descubrir
por el rastro de las lágrimas
en la cara
los ojos.




jueves 29 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Con la edad el tiempo
se hace más corto
y el corazón más largo.

Cómo me gusta sentarme al sol y veros
jugar, reír, beber, hablar.
Eso me basta para ser inmensamente
feliz.




viernes 30 de marzo de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Hago la maleta una vez más,
peregrina del corazón
al corazón.

Te echo de menos.




sábado 31 de marzo de 2007 • 18:26 Enlace permanente
Invitada: Elizabeth Bishop

Un arte

No es difícil dominar el arte de perder;
tantas cosas parecen rebosar del deseo
de ser perdidas que su pérdida no es un desastre.

Pierde algo cada día. Acepta la irritación
de las llaves extraviadas, la hora malgastada.
No es difícil dominar el arte de perder.

Practica después perdiendo más, y más rápido:
lugares, y nombres, y los sitios a los que quisiste viajar.
Ninguna de estas pérdidas será un desastre.

He perdido el reloj de mi madre. ¡Y mira!, la última
o la penúltima de las tres casas que he amado se perdió.
No es difícil dominar el arte de perder.

He perdido dos ciudades preciosas. Y más aún:
algunos reinos que poseía, dos ríos, un continente.
Los echo de menos, pero no fue un desastre.

Incluso perdiéndote a ti (la voz risueña, un gesto que
amo) no habré mentido. Es evidente
que no es demasiado difícil dominar el arte de perder
aunque parezca (¡escríbelo!) parezca un desastre.

Traducción: Berna Wang