Ver fotografía
Creditos
Textos: Berna Wang
Fotografías: Francisco Javier Garín Voxel Infográfica
Diseño: Joaquín Bernal Baara Estudio

Creative Commons © 2003 y años sucesivos, Berna Wang, bajo una licencia Creative Commons, excepto los textos citados, que son propiedad de sus respectivos autores.

Creado y administrado con Bitako 1.0





Archivo
Por meses Ver
Buscador Buscar
jueves 1 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

La casa recuperada:
la música arriba,
abajo el fuego encendido.




viernes 2 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente
A favor de las repeticiones

Una y otra vez,
un día tras otro:
Cada repetición un regalo,
una posibilidad
de descubrimiento.

Una y otra vez,
un mes tras otro:
Cada repetición una ventana
que se entreabre
hacia la luz.

Una y otra vez,
un año tras otro:
Cada repetición un paso
más cerca
de casa.

Los gestos,
las palabras:
cada uno es
un regalo,
una ventana,
un paso
diferente.

Una y otra vez,
una vida tras otra
hasta llegar a la quietud.




lunes 5 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Los dos hombres apoyan sus bastones en el muro.
Hablan y miran a los gatos que,
por alguna razón,
dejan de ser, por un momento, esquivos,
se acercan a ellos y se dejan acariciar.




martes 6 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Los almendros en flor,
fragmentos de la luna llena
esta noche de febrero.




miércoles 7 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Las ascuas son, al tacto del hierro,
frágiles y livianas.
Se deshacen sin dejar de latir.




jueves 8 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

La ferretería de Gregorio
está llena de objetos indescriptibles cuyo nombre desconozco
y cuya función no puedo ni imaginar.

Me siento como el niño pequeño del que habla Milarepa,
cuando va por primera vez a un templo
y no tiene conceptos ni palabras para describir todo lo que ve.




viernes 9 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

En la madrugada fría,
a más de 600 kilómetros de distancia,
hablamos y reímos.
No estamos tan solos.




lunes 12 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Me has preguntado por qué me complico
la vida y me obligo a escribir
todas las semanas
cuando a veces, como hoy, llega el domingo
y no he escrito aún nada
y a estas horas
sólo tengo ganas de dormir.

Lo he estado pensando un buen rato
y creo que esta es la respuesta:

Escribo porque es la única manera que conozco
de asegurarme, mirando con atención,
de que bajo los adoquines
sigue estando la playa.




martes 13 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

La gente de Panillo
sale a caminar cada día
y paso a paso van creando el mundo
cada día.




miércoles 14 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Algunas noches añoro Madrid,
sus bares y madrugadas.
Mis amigos, mis amores,
casi todos en Madrid.




jueves 15 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Subo a casa.
Una bandada de pájaros pía
en la niebla,
a mi izquierda.




viernes 16 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Recojo el correo
y al mismo tiempo canto una nana.
Un bebé en la casa.




lunes 19 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente
Nostalgia de los perales

He empezado el año nuevo
durmiendo (por una vez) lo necesario,
desayunando sin prisas y con la radio,
cantando en la ducha con agua muy caliente,
engalanando el altar con flores de almendro y velas,
y proponiéndome seriamente
dos cosas:
Aprender, de una vez,
a distinguir los olmos
de los perales
y estar con los míos con más frecuencia
para acabar, de una vez,
con esta nostalgia, tan tonta, de los perales.




martes 20 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente
Propósito de año nuevo, otro

Aprender a vivir en un olmedo
y al mismo tiempo,
saber cuándo tengo que marcharme
con viento fresco
(a ser posible favorable),
con mi música (y el resto de mis cosas, claro)
a otra parte.




miércoles 21 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente
Carta para Oriol

Hace muchos años, el marino Oriol le escribió una carta a su hermano, la metió en una botella, junto con un sobre, y echó la botella al mar. Meses después, la botella llegó a la costa. Quienes la recogieron no entendían la lengua en que estaba escrita la carta, pero la metieron en el sobre y la echaron al buzón, de modo que la carta llegó finalmente a su destino. Años después, su hermano me contó esta historia, la echó al mar de Internet y, a miles de kilómetros de distancia, yo la recibí. Y ahora la introduzco en esta botella, esperando que las olas del océano la lleven hasta dondequiera que esté hoy Oriol el marino.




jueves 22 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente
El comienzo de una gran amistad iaki_y_berna_en_bodhgaya

Él estaba en Katmandú y subió a Pullahari a llevarle un regalo a alguien
a quien nunca había visto.
Yo fui desde mi pueblo de veinte habitantes hasta Bodhgaya a llevarle tabaco
(y tampoco le había visto nunca).

Hay encuentros que saben a reencuentro.




viernes 23 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Después de la lluvia:
El viento me ha dejado en la puerta
pétalos de almendro.




lunes 26 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

«Anoche sólo dormí 5 horas», le dije. «Yo, en cambio, he dormido demasiado dijo él. Se te cayeron del bolsillo dos horas de sueño y me las llevé», añadió riéndose. Estábamos solos, en Secretaría. El ruido de los coches fuera y el de la impresora dentro apenas dejaban espacio para nuestras voces. «Pues devuélvemelas», le dije sonriendo. Él se acercó despacio, sin dejar de mirarme, y me dio dos besos en los labios.




martes 27 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Ojalá la lluvia de esta primavera
que ya despunta
pueda llevarse todo tu dolor.

Y si no,
que se lo lleve el aroma
del espliego, el próximo verano.

Si eso no ocurre, tal vez pueda hacerlo
el bondadoso viento del otoño
o las orquídeas
que desplegarán para ti todas sus galas
el invierno que viene.

Yo no tengo la llave
y ya sé
que no podré tenerla nunca.

Así que ojalá llegue pronto quien
sabrá barrer con cuidado
todas las hojas secas
y encender con ellas
un fuego que seque tus lágrimas.




miércoles 28 de febrero de 2007 • 09:30 Enlace permanente

Engañar: 8. prnl. Cerrar los ojos a la verdad, por ser más grato el error.
Desengañar: 1. tr. Hacer reconocer el engaño o el error. U. t. c. prnl.
2. tr. Quitar esperanzas o ilusiones.