Ver fotografía
Creditos
Textos: Berna Wang
Fotografías: Francisco Javier Garín Voxel Infográfica
Diseño: Joaquín Bernal Baara Estudio

Creative Commons © 2003 y años sucesivos, Berna Wang, bajo una licencia Creative Commons, excepto los textos citados, que son propiedad de sus respectivos autores.

Creado y administrado con Bitako 1.0





Archivo
Por meses Ver
Buscador Buscar
lunes 1 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente

Cuando era niña no me atreví nunca a pedir a los Reyes Magos todo lo que deseaba. Creía que era demasiado indigna, y lo era.

Cuando era joven me convencí a mí misma de que no valía la pena desear lo inalcanzable. Creía que era demasiado débil, y lo era.

Ahora que soy vieja he aprendido a saber lo que deseo y que tengo que desearlo con todo el corazón. Ya sé quién soy, y soy.




martes 2 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente

Camino por las calles del barrio en zig zag,
dirección sur,
acera de la derecha,
imantada por el sol.




miércoles 3 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente

Salió con las botas, el impermeable y el paraguas para no mojarse.
Sin darse cuenta de que él mismo era de agua,
de que el agua no puede mojar el agua,
ni siquiera atravesarlo.




jueves 4 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente

La alegría de saberme viva y caminando,
el placer de sentir el aire en los pulmones,
la satisfacción de la sed apagada,
la felicidad de sentirme viva y caminando.




viernes 5 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente

¿Por qué los pequeños cristales de colores del caleidoscopio brillan al sol y se oscurecen al anochecer si, de día y de noche, son los mismos cristales de colores?




sábado 6 de marzo de 2004 • 00:00 Enlace permanente
Invitada: Ishtar

وحين جاءَ أوان الورد
فكرتُ لو أني
خلعتُ جميع خواتمي
ولبستُ قميصي الأخضر الواسع
وقبعتي الريفية
ومضيتُ إليك
علك حين تراني تدركُ
أن حفيدَ ربيع رحيلكَ جاء وأصابعي لا زالت عارية

Cuando llegó el tiempo de las rosas
pensé que podría
quitarme todos los anillos,
ponerme mi ancha camisa verde,
mi sombrero campesino
y salir a buscarte
para que al verme comprendieras
que había dado fruto la primavera de tu partida
y que los dedos de mis pies seguían desnudos.


Versión al castellano de José García Verdugo y Berna Wang
De Ishtar talking, desde Basora (Irak)




domingo 7 de marzo de 2004 • 00:00 Enlace permanente
Invitado: Jorge Drexler

Todo se transforma

Tu beso se hizo calor,
luego el calor, movimiento,
luego gota de sudor
que se hizo vapor, luego viento
que en un rincón de La Rioja
movió el aspa de un molino
mientras se pisaba el vino
que bebió tu boca roja.

Tu boca roja en la mía,
la copa que gira en mi mano,
y mientras el vino caía
supe que de algún lejano
rincón de otra galaxia,
el amor que me darías,
transformado, volvería
un día a darte las gracias.

Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.

El vino que pagué yo,
con aquel euro italiano
que había estado en un vagón
antes de estar en mi mano,
y antes de eso en Torino,
y antes de Torino, en Prato,
donde hicieron mi zapato
sobre el que caería el vino.

Zapato que en unas horas
buscaré bajo tu cama
con las luces de la aurora,
junto a tus sandalias planas
que compraste aquella vez
en Salvador de Bahía,
donde a otro diste el amor
que hoy yo te devolvería…

Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.


Jorge Drexler




lunes 8 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente

Un olivo solo
entre los naranjos.
¿Padre o huérfano?




martes 9 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente
Despedida I

La mano que te acaricia,
el gesto con que recorre tu espalda
son la misma mano,
el mismo gesto
con los que me despido de ti.




miércoles 10 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente
Despedida II

¿Cómo creer a alguien
que mantuvo meses la agonía de un gato,
que escuchaba dulces ronroneos
donde sólo había ronquidos
desesperados de dolor?




jueves 11 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente
Despedida III

Te incorporas y veo
los signos que la sábana ha escrito sobre tu espalda.
Y son indescifrables.




jueves 11 de marzo de 2004 • 22:40 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



viernes 12 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente



viernes 12 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



sábado 13 de marzo de 2004 • 00:00 Enlace permanente
Invitados: Jorge Drexler y Chicho Sánchez Ferlosio

Milonga del moro judío
Música: Jorge Drexler
Letra: Chicho Sánchez Ferlosio (estribillo) /Jorge Drexler (décimas)

Por cada muro un lamento
en Jerusalén la dorada
y mil vidas malgastadas
por cada mandamiento.
Yo soy polvo de tu viento
y aunque sangro de tu herida,
y cada piedra querida
guarda mi amor más profundo,
no hay una piedra en el mundo
que valga lo que una vida.

Estribillo:
Yo soy un moro judío
que vive con los cristianos,
no sé que Dios es el mío
ni cuales son mis hermanos.

No hay muerto que no me duela,
no hay un bando ganador,
no hay nada más que dolor
y otra vida que se vuela.
La guerra es muy mala escuela
no importa el disfraz que viste,
perdonen que no me aliste
bajo ninguna bandera,
vale más cualquier quimera
que un trozo de tela triste.

Estribilllo.

Y a nadie le dí permiso
para matar en mi nombre,
un hombre no es más que un hombre
y si hay Dios, así lo quiso.
El mismo suelo que piso
seguirá, yo me habré ido;
rumbo también del olvido
no hay doctrina que no vaya,
y no hay pueblo que no se haya
creído el pueblo elegido.

Estribillo.


Jorge Drexler




sábado 13 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



domingo 14 de marzo de 2004 • 00:00 Enlace permanente
Invitado: Jorge Drexler

Polvo de estrellas

¿Qué hay en una estrella? Nosotros mismos.
Todos los elementos de nuestro cuerpo y del planeta
estuvieron en las entrañas de una estrella.
Somos polvo de estrellas.

Ernesto Cardenal, Cántico Cósmico

Vale
Una vida lo que un sol
Una vida lo que un sol
Vale
Se aprende en la cuna,
se aprende en la cama,
se aprende en la puerta de un hospital.
Se aprende de golpe,
se aprende de a poco y a veces se aprende recién al final
Toda la gloria es nada
Toda vida es sagrada
Una estrellita de nada
en la periferia
de una galaxia menor.
Una, entre tantos millones
y un grano de polvo girando a su alrededor
No dejaremos huella,
sólo polvo de estrellas.

Vale
Una vida lo que un sol
Una vida lo que un sol
Vale

Se aprende en la escuela,
se olvida en la guerra,
un hijo te vuelve a enseñar.
Está en el espejo,
está en las trincheras, parece que nadie parece notar
Toda victoria es nada
Toda vida es sagrada
Un enjambre de moléculas
puestas de acuerdo
de forma provisional.
Un animal prodigioso
con la delirante obsesión de querer perdurar
No dejaremos huella,
sólo polvo de estrellas.


Jorge Drexler




domingo 14 de marzo de 2004 • 18:02 Enlace permanente
Invitados: gente de Madrid

«Nadie nos ha llamado. Aquí está la gente»




domingo 14 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



lunes 15 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente
Despedida IV

Aún tuve suerte:
al menos amaste mi cuerpo,
aunque fuera con la desesperanza
de la última oportunidad.

Aún tuviste suerte:
al menos amé tu cuerpo,
aunque fuera con la ingenuidad
de la primera vez.




lunes 15 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



martes 16 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente
Despedida V

Sentirme la cintura,
ay, la cintura y las caderas
sin peso
–ni siquiera el tuyo–:
nada más que eso
me queda de ti.




martes 16 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



miércoles 17 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente

Hay gestos que ciñen la frente de quien los regala
con la corona de la máxima autoridad.
Y el eco del eco del eco de su eco
es una bendición inagotable,
infinita.




miércoles 17 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



jueves 18 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente

Me rendiré sin reservas
y me entregaré
con la alegría de quien se desviste
para entrar en el mar.




jueves 18 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



viernes 19 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente

Aunque tú no la necesites, o sólo necesites algunos peldaños, no olvides que hace falta una escalera para llegar, me dijo hace diez años.

No es más que una escalera, me recordó hace diez días. Una vez que llegues, no tendrá ningún valor.




viernes 19 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



sábado 20 de marzo de 2004 • 00:00 Enlace permanente
Invitado: Julio Numhauser

Todo cambia

Cambia lo superficial
Cambia también lo profundo
Cambia el modo de pensar
Cambia todo en este mundo.

Cambia el clima con los años
Cambia el pastor su rebaño
Y así como todo cambia
Que yo cambie no es extraño.

Cambia, todo cambia
Cambia, todo cambia.

Cambia el sol en su carrera
Cuando la noche subsiste
Cambia la planta y se viste
De verde la primavera.

Cambia el pelaje la fiera
Cambia el cabello el anciano
Y así como todo cambia
Que yo cambie no es extraño.

Pero no cambia mi amor
Por más lejos que me encuentre
Ni el recuerdo, ni el dolor
De mi pueblo y de mi gente.

Y lo que cambió ayer
Tendrá que cambiar mañana
Así como cambio yo
En esta tierra lejana.

Cambia, todo cambia
Cambia, todo cambia.

Pero no cambia mi amor
Por más lejos que me encuentre
Ni el recuerdo, ni el dolor
De mi pueblo y de mi gente.

Cambia, todo cambia.
Cambia, todo cambia.


Julio Numhauser
Publicado por Guido Eytel en la lista Escritura Creativa el 2 de marzo del 2004




sábado 20 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



domingo 21 de marzo de 2004 • 00:00 Enlace permanente
Invitada: Aletheia

[…] Tuvo lo que llaman una muerte clínica, un estado de coma profundo, que le duró apenas dos días. Al despertar, afortunadamente, yo estaba allí.

Sus primeras palabras fueron algo así de nublado:

–¿Por qué hay tantas golondrinas al final del pasillo?
–¿Golondrinas? ¿Pasillo?
–Sí, el pasillo está lleno de golondrinas y la luz deslumbra. Por eso me he dado la vuelta. Por ahí no subo.

Haciendo una leve indicación con el cuello, añadió:

–Así que dile a esa mujer, la de negro, que no hace falta que se espere, ya se puede ir. Yo, hasta que no se vayan los pájaros, no vuelvo […]


Aletheia
Publicado en la lista Escritura Creativa el 19 de febrero del 2004




domingo 21 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



lunes 22 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente

Para quien la bebe porque le gusta y para quien la bebe porque tiene miedo a enfermar es la misma leche. Aunque su sabor será distinto para uno y para otro.




lunes 22 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



martes 23 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente
El azar y la necesidad

Aquello que creí que era amor, en septiembre
y que en octubre se había vuelto pesadilla.
Aquella pesadilla que me obligó a descender
a mis sótanos, mirar de frente a mis fantasmas.
Aquellos fantasmas que invadieron noches y días
sin darme tregua,
que convirtieron mi corazón en piedra.
Aquella piedra en mi ventana cuando sabía
que ya nada tenía que perder,
y acceder
a abrir y abrirme al llanto.
Aquel llanto envuelto en un abrazo
y la piedra que se deshizo en su luz.
Esta cálida luz que ilumina mi camino,
esta alegría.




martes 23 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



miércoles 24 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente

Parece que en el reparto de cualidades y defectos
me tocó mucha inconsciencia,
cierta lentitud de reflejos,
poco miedo
y ningún sentimiento trágico de la vida
(mucha risa).
No está tan mal que a mis cuarenta y seis
años haya empezado a darme cuenta.




miércoles 24 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



jueves 25 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente

Como todos los años ha llegado el mirlo
para recordarme que hay muchos cantos que aún no conozco
y que escucharé algún día.
Del mismo modo que, hace diecinueve años,
empecé a oírlo en primavera
y aprendí a identificarlo después,
luego a reconocerlo,
y algo más tarde descubrí lo que eso significaba:
que hay muchos cantos que aún no conozco
y que escucharé algún día.




jueves 25 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



viernes 26 de marzo de 2004 • 09:20 Enlace permanente
La vida como el fútbol

Saltos de alegría, gritos de enfado, decepciones, abrazos, sonrisas aguantando la respiración, frustración, gritos de aliento.

El marcador final y la conversación apasionada a la salida del bar o del estadio.

Sabiendo, sin embargo, que no es más que un juego.




viernes 26 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



sábado 27 de marzo de 2004 • 00:00 Enlace permanente
Invitado: Segundo Peralta

Décimas fronterizas

Soy poeta fronterizo
no sólo por geografía,
la frontera de la vida
es el terreno que piso.
Entre soles y granizo
voy recorriendo el camino
que es mi deber y mi sino:
canto al cielo y a la tierra,
canto a la paz y a la guerra,
a lo humano y lo divino.

Vagabundo y sedentario,
muy complicado y sencillo,
soy anciano y soy chiquillo
y soy también lo contrario.
Lo simple y lo extraordinario
llevo siempre en mi equipaje
y en este tan largo viaje
por adentro de mi pueblo
verso a verso yo celebro
las gracias de su lenguaje.

A mí nadie me encadena
con ira ni con amor,
soy pájaro volador
de los que nadie encarcela.
No se caza al que bien vuela,
nadie las alas le corta
porque a él poco le importa
que lo tienten con pasteles:
va la abeja buscar mieles
y las moscas a la torta.

Redobladas:

La despedida aquí doy,

aquí doy la despedida,

así yo voy por la vida,

así por la vida voy;

nada espero donde estoy,

donde estoy ya nada espero,

no espanto ni desespero,

no desespero ni espanto,

pues yo como quiero canto

y yo canto como quiero.


Segundo Peralta
Publicado por Guido Eytel en la lista Escritura Creativa el 23 de marzo del 2004




sábado 27 de marzo de 2004 • 19:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



domingo 28 de marzo de 2004 • 20:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



lunes 29 de marzo de 2004 • 08:40 Enlace permanente
El uso de algunas palabras

Como por ejemplo, la palabra “enemigo”:
suena a espadas que entrechocan,
tiene el color de la sangre seca,
huele a hierro oxidado, tal vez a pólvora,
su tacto es helado, como de pez,
y sabe a algo desconocido, que da miedo.

Y la palabra “persona”:
suena al eco de diez mil canciones,
tiene el color del cielo en verano,
huele a pan recién hecho, tal vez a sopa,
su tacto es suave, como de manta,
y sabe a algo familiar, reconocible.




lunes 29 de marzo de 2004 • 20:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



martes 30 de marzo de 2004 • 08:40 Enlace permanente

El sábado por la noche un niño perdió sus juguetes.
Los encontré, al pasar, derramados en un alcorque:
piezas de plástico de colores brillantes,
algún libro
y un oso de peluche que me miraba boca arriba.

(Yo venía de una fiesta, donde había bailado
porque mi corazón está de fiesta
y me detuve, bajo el árbol, sin aliento.)

Un niño ha perdido sus juguetes, pensé.
O unos padres han perdido a un niño, pensó mi corazón.
Un oso de peluche ha perdido su casa, le respondí.
Me lo llevé conmigo.




martes 30 de marzo de 2004 • 20:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren



miércoles 31 de marzo de 2004 • 08:40 Enlace permanente

Más centrífuga que nunca, bailo girando con los brazos abiertos. Abrazo a la gente y regalo cosas y me expando, más centrífuga que nunca: no es que me sienta cada vez más en mi centro, es que mi centro se está empezando a disolver.




miércoles 31 de marzo de 2004 • 20:30 Enlace permanente

vela_encendida_por_todos_los_que_sufren